jueves, 9 de septiembre de 2010

EL ÚLTIMO SONIDO

Detrás de la puerta acecha algo sin nombre. Al menos no quise ponerle uno. Lo escucho rasguñar la madera, golpearse violentamente. En ocasiones, llamarme. Pero no le hago caso. Permanezco encerrado en la casa. Tengo provisiones para un tiempo. Apago todas las luces y espero. 

Cuando el ruido se detiene, me siento más solo que nunca.

 

No hay comentarios: