jueves, 9 de septiembre de 2010

UN DÍA COMÚN EN UN MUNDO PERFECTO

K. abre su bolso y saca algunos cosméticos que yo observo sin saber si espera que le diga algo o si simplemente disfruta del hecho de ser observada. Melania le dice algo sobre el lápiz de labio y K. comienza una breve demostración de cómo se maquilla. El televisor está prendido con imágenes a todo color de un choque múltiple.

Este es el peor de los mundos posibles, pienso. No por el silencio, sino por la duda de la certeza.

No hay comentarios: