lunes, 23 de mayo de 2011

BELA LUGOSI IS NOT DEAD

La locura ya no se soporta. Sé que estoy loco pero dicho conocimiento va más allá de saberme encerrado entre estas paredes acolchadas y con pastillas coloridas que me regalan calma. No. Sé que estoy loco por la orquesta. Por eso, y por los fogonazos que me sorprenden a cada hora, que me arrancan de la quietud de las drogas. Duelen. Cada vez más.

Pero la música me persigue, los aullidos de los lobos, sus cantos que llenan la oscuridad, el crepuscular espectro de una gota de sangre, la sinfonía de cada instrumento hecho hueso. El amo viene pronto. Sus destellos sobrevuelan Carfax. Su aleteo se percibe en el aire rojizo de las pupilas de mi próxima inmortalidad.

Qué importa vivir ahora de moscas y arañas. Pronto, ningún cuello me será ajeno y ya no tendré que pelear contra estos absurdos cocodrilos de goma que alucino día tras día.


(Alejandro Bentivoglio & Esteban Moscarda)

A WINTER STORM

Caigo del suspiro de un sueño. Caigo de párpados que retroceden al saberse invierno. Y las palabras que se guardan dentro se desvanecen. ¿Cuántos pasos se pueden dar hasta recordarse que todo se ha olvidado?

Las huellas de los sonámbulos se pierden también al llegar el día. La luz descubre lágrimas que estuvieron esperando. La noche abraza, sí, pero también guarda dientes que esperan.

jueves, 12 de mayo de 2011

SUICIDAL TENDENCES

Pensé en salvarme solo. Después de todo, yo no quería subir al barco. Me fui a la cubierta y desde ahí observé el océano que se extendía por todas partes. Unos hombres se me acercaron y me dijeron que volviera abajo. Llovía. Llovía desde hacía días y días.

-No –dije-. No voy a volver.

Y me tiré al agua.

-Menos mal que traje más de una pareja de lemmings –murmuró Noé, pero ya me hundía y tal vez no lo escuché.

NO SÉ DECIR QUE NO

No soy el sirviente de la ventana, me digo. No me dejaré engañar por esa tentación de cortinas y vidrios. No accederé a su imperiosa necesidad de recortar el sol con sus bordes. De ninguna manera la dejará abierta toda la noche, soy un hombre que tiene frío. Ella debe saberlo.

Pero ¿cómo decírselo ahora que mueve tan seductoramente se picaporte hacia mí mientras va subiéndose centímetro a centímetro la persiana?

viernes, 6 de mayo de 2011

ERA ESPECIAL

Sos la clave de todo, la esencia de este cosmos que anhela ser derrocado. Necesitamos que nos muestres tu alma, nada más. Danos, danos tu alma y te prometemos que este universo se hará paraíso. Serás feliz, todos serán felices. Después de todo, ¿para qué quieren seguir alimentando este mundo de carroña? Dale, no te pongás nervioso, es solo el alma, después te vas. ¿No querés volver a casa y seguir con tu vida? Mirá, ya te estás haciendo el difícil. Escuchame, yo soy comprensivo pero mi amigo, acá, el del caño no,viste, así que a ver si vamos apurando, ¿me entendés? Entrega el alma, loco, porque te quemamos de un corchazo. Dale, dale que vienen los ratis, así, tranquilito, dame todo el espíritu y seguí caminando, ¿viste que era fácil? acá no pasó nada, seguí caminando, seguí.

(alejandro bentivoglio & esteban moscarda)

FERROMANIACO

Vi los vagones aplastados como si fuesen de papel y me eché a llorar. No me importaban los muertos, por cierto; lo que me hacía hervir la sangre en las venas era mi afición al ferromodelismo. Pero el asceta que meditaba sobre el obelisco de lajas no conocía mi afición.

—El dolor es inevitable —dijo el santo varón—; el sufrimiento es optativo —agregó descendiendo de las alturas.

—¿Le parece? A mí me gustaría tener superpoderes para detener las formaciones como Superman, ¿entiende?

—Aunque nunca podamos evitar el dolor —replicó el santón sin hacerse cargo de mis palabras—; debemos aprender a mantenernos positivos y ser agradecidos.

—Sí, supongo que tiene razón –acepté, sabiendo que quizás ya nunca podría ver los trenes de la misma manera.

—Ve, ya ha comprendido. Todo en este mundo son pruebas y cada uno tiene su misión. La suya es aprender, la mía es enseñar con los métodos a mano. —Al finalizar su discurso, el recto varón arrojó lejos la palanca de cambio de vía que había arrancado de cuajo para facilitar el choque de las formaciones. Luego levantó vuelo, dejando ondear su extraña capa y su aureola, hasta perderse en el horizonte.


(alejandro bentivoglio & sergio gaut val hartmann)

NANO

Si me corto, no sale sangre, sino un montón de tipos pequeños que se caen al suelo y que a duras penas pueden ponerse de pie. Invariablemente, antes de que se diseminen por la sala, los aplasto apoyando la suela del zapato izquierdo (no sé por qué jamás uso el derecho) sobre la mesa semimoviente y me quedo contemplando cómo los cuerpos agonizantes supuran humores blancos vítreos, glaucos, ambarinos. Luego, resentido, intoxicado por la envidia, me dejo caer en el sillón que perteneció a mi abuela y tiendo la mano hacia el cuchillo para repetir la operación, atravesado por una ridícula esperanza.


(alejandro bentivoglio & sergio gaut vel hartmann)

LA INSOPORTABLE LEVEDAD

-Me discriminan –dijo Ana.

-¿Te discriminan otras mujeres o los hombres?

-Todos; piensan que si me invitan a cenar tienen derecho a disfrutar de mi cuerpo, que es muy bonito por cierto; muchos me dejaron porque después de una semana no acepté ir a la cama.

-¿Y por qué no aceptás y listo?

-Es por culpa del insoportable de Enrique. Cada vez que piensa que estoy con otro, me manda decapitar y termino vagando por la casa, como una tarada en pena, con la cabeza en la mano. Un verdadero espanto, te juro.

(alejandro bentivoglio & sergio gaut vel hartmann)

NO COMIERON PERDICES

No pasa un día sin que se me caiga alguna parte del cuerpo. Un dedo, un brazo. La gente me ayuda al principio, pero después comienzan a decirme que soy un descuidado.

-¡Oiga! –me grita un guardia urbano haciendo flamear mi pie derecho-. No deje sus partes tiradas en cualquier lado. ¿No se da cuenta que los niños se impresionan cuando ven personas mutiladas?

No puedo decirle que se equivoca, que no son mutilaciones, no puedo porque ayer perdí la lengua y casi todos los dientes. Así que sigo mi marcha y mi cabeza rueda a un lado. No sin dificultad, la pateo con fuerza y rompo la vidriera de una florería. La vendedora sale a la calle furiosa, pero al verme se enamora de lo que queda de mí, nos vamos a vivir juntos y somos felices hasta que ella muere de disrupción molecular maligna una semana más tarde.

(alejandro bentivoglio & sergio gaut vel hartmann)

FICCIONFÓBICO

-En el cine -confesé- me escondo bajo las butacas y nunca veo la película. Voy para no parecer un tipo anormal, pero la ficción me produce un pánico imposible de describir.

-No se preocupe -respondió el más viejo de los tipos que me entrevistaron cuando me presenté para aspirar al puesto que ofrecían-, a nosotros sólo nos interesa que cumpla con el horario.

-Es un trabajo tranquilo -agregó el más joven.

-Es algo concreto, real, ¿verdad?

-¡Por supuesto! -aseguró el más viejo.

-Lo que ocurre es que el anuncio es un poco ambiguo. Ya les dije que la ficción me altera.

-Es tangible como este libro -dijo el más joven sonriendo al empujar hacia mí un volumen llamado Microficciones Estúpidas.

-¿Y en qué consiste el trabajo?

-Será uno de los personajes de una novela -dijo el más viejo de los tipos.

-Pero absolutamente realista -agregó el más joven.


(alejandro bentivoglio & sergio gaut vel hartmann)

miércoles, 4 de mayo de 2011

Y ALGO QUEDA, QUEDA, QUEDA

Hoy por la mañana se conoció la noticia de que el genocida más famoso del mundo, Adolf Hitler, no tiene su virilidad completa. El desliz provino de uno de sus allegados que reveló la información a un reportero luego de tener una violenta discusión sobre bigotes con el dictador que hace enamorar a todas las jóvenes alemanas. Las miradas acerca del ultraje se centraron en el jefe de las SS, Heinrich Himmler, quien desde siempre ha guardado un oculto odio y envidia hacia el pelo engominado del führer.

-¡Yo no tengo los testículos de nadie! –bramó Himmler ante las preguntas insistentes de los periodistas.

Eva Braun, por su parte, se mostró despreocupada. En una entrevista concedida al Expreso Nazi, afirmó que desde que se conoció la tragedia, el ministro Goebbels no ha dejado de repetirle que Adolf tiene todos sus genitales, todos sus genitales, todos sus genitales, todos sus genitales.

DULCE AGUA EMPETROLADA

El presidente Barack Obama ha anunciado hoy que Estados Unidos tomó la decisión de desinflar todos los muñecos barbudos dispuestos a lo largo de los países orientales.

-El precio del helio está por las nubes –dijo el primer mandatario en conferencia de prensa-. Así que tuvimos que parar la operación ¿Dónde está Osama Bin Wally?

Ante el temor de no hallar nuevos enemigos ficticios, el presidente americano calmó a su pueblo afirmando que ya están trabajando en unos muñecos de goma que no necesitan de infladores constantes y que serán dispuestos a lo largo de latinoamerica.

-Lo único que nos falta saber es si le pondremos cara bolivariana o de pingüino –finalizó Obama.

lunes, 2 de mayo de 2011

CONQUISTADOR

Al final del arcoiris encontramos un duende que sostenía una olla repleta de oro.

-¿Es tuyo? –le preguntamos.

Él se aferró con fuerza a la olla, como si temiera que fuésemos a sacársela.

-Ahora sí –dijo.

Detrás de los últimos colores del arcoiris, justo donde se unía con la tierra, asomaban unas piernecillas enfundadas en botas de duende, que no se movían para nada.

MASACRE

Cuando el detective entró y le dijo a David que estaba arrestado, que habían hallado los huesos enterrados meses atrás en el jardín, él lo observó y luego preguntó si podía terminar su cena.

El detective le dijo que sí. David revolvió la sopa. Nadie quiso mirar el interior de la olla.

DEFENDER EL ORGULLO

El hombre puso la manzana en la cabeza del niño. Luego se alejó ante la mirada de los otros. Colocó la flecha en el arco y lo tensó al máximo.

-¿Qué sucederá con su hijo? –preguntó uno de los presentes, observando al arquero y luego al niño.

-¿Hijos? –respondió el otro-. Él no tiene hijos...

Y luego, la saeta cruzó el aire.