viernes, 10 de junio de 2011

BREAKING UP

Es un día soleado, se podría decir que precioso. Pero ni él ni ella pueden apreciarlo, quizás los gritos de los que pululan por ahí. Algunos insultos, algunos abucheos, no se entiende demasiado bien lo que sucede. Ella está ahí, acomodada con una delicadeza impensada, como si esperara algo. Se la ve triste, un tanto desconectada de todo lo que la rodea.

—Desde que nos separamos, no siento nada —dice ella, la cabeza, colocada en la cesta.

Él, cuerpo a medias, incómodo en el cadalso, solo se contorsiona un poco, sin saber muy bien qué quiere decir.

2 comentarios:

Camilo dijo...

Agradable sorpresa me encontré en este espacio.
Seguiré investigando.
Saludos!

alejandro bentivoglio dijo...

qué bueno que te guste. gracias por pasarte y sos bienvenido a investigar. el Dakota está abierto siempre.