viernes, 10 de junio de 2011

PASOS EN EL AGUA

Cada paso sobre el empedrado de la rambla correspondía a una sístole; el intervalo, a una diástole. Ambas perfectamente sincronizadas.
El aire de mar me despeinaba de una manera que podría ser odiosa, si no se tratara de ese viento, de ese día, de ese mar.
Todo se combinaba en aquel caminar, en aquellos silencios, en aquel ruido. En aquel alejarse, en aquel adentrarse.
Todo se iba fundiendo en negro, en blanco, al sentir las olas en el cuerpo, en el alma que se evapora, que se eleva. La arena a lo lejos.
Hundirse lentamente. Pensar que la tranquilidad es este dejar de pensar mientras el agua soy yo.



(Alejandro Bentivoglio & Nedda González Núñez)

1 comentario:

Nedda dijo...

Alejandro, fue muy bueno armonizar el texto... Espero que no sea el único que podamos compartir.
Un saludo afectuoso