domingo, 4 de septiembre de 2011

SUAVE

Él pensaba que todos los cuchillos eran parecidos. Sin embargo, su esposa había comenzado a acariciar más que de costumbre uno de los que estaban en el cajón. Mucho, pero mucho antes de que él llegara a su casa con un rastro de rouge en su camisa arrugada.

No hay comentarios: