sábado, 1 de octubre de 2011

EL EMPLEADO DEL MES

De todos los empleados que duermen en las oficinas, yo soy el único sonámbulo que aún sigue trabajando. Esto me ha ganado varias recomendaciones de mis jefes y estoy seguro que el ascenso es inminente.

Hoy por la mañana, justamente, le decía a González que no me sorprendería que el mismísimo Gerente General deje una almohada en mi escritorio para mi solo.

1 comentario:

Nedda dijo...

Que obsecuente!! Pero también hay un buen concepto respecto al jefe...No cualquiera dejaría una almohada :-)