sábado, 1 de octubre de 2011

LO QUE REALMENTE IMPORTA

Aislar las llamas del fuego puede perdernos las manos, pero cuánto respeto de las salamandras habremos ganado en el intento.

No hay comentarios: