sábado, 22 de octubre de 2011

OPEN DOORS

Me ahogo en mi propio mar. Lo insoportable pasa a ser soportable si resistimos a ello. Pero este no es el caso y el tiempo pasa, mientras las cosas naufragan inmóviles y ojos desnudos contemplan la ausencia y el silencio de quien alguna vez estuvo pero ya se ha ido. Me digo que lo que fue ya no es. Me digo que nadie llorará sobre la pálida pared del abismo. Nadie olvidará.
Absorta puedo ver la imposibilidad de los hechos, capturada en la esperanza de los invisibles. Un sepulcro o una cobardía. Susurros de un mundo mejor que espera más allá de la tierra removida.
No tener miedo de la eternidad, ser libre, con mi cuerpo cayendo, cayendo como las hojas que el otoño conoce.

(Soph Shinigami Evans & Alejandro Bentivoglio)

No hay comentarios: