jueves, 15 de diciembre de 2011

BAJAN

Salgo de mi departamento y como el ascensor no funciona, me decido por las escaleras. Sin embargo, estas no parecen terminar nunca y doy vueltas y vueltas sin llegar nunca al piso de abajo.
Horrorizado descubro que cien escalones más abajo descansa un esqueleto polvoriento.

2 comentarios:

indigentearte dijo...

Tanto tardaste en llegar que hallaste muerto al tiempo.

alejandro bentivoglio dijo...

gracias por comentar!