jueves, 15 de diciembre de 2011

VARIACIONES SOBRE EL ARTE DE NO DECIR NADA

La resistencia inútil de pensarse en la flor de lo pretencioso. Creer de algún modo que juntar palabras tiene efectos irrevocables. Pero no, no los tiene. Existen efectos de causas demasiado previsibles. Está la posibilidad de hacerlo todo mal y después fingir premeditación.
Porque aunque el tiro se nos no haya escapado accidentalmente, aún así existe la posibilidad de haber cometido el crimen perfecto.

2 comentarios:

capacho dijo...

excelente alejandro. excelente texto. un abrazo. leandro hidalgo.

alejandro bentivoglio dijo...

gracias!! me alegra que te guste!