domingo, 12 de febrero de 2012

GOCE DEL AVE MASOQUISTA

Me tiro de cabeza en el horno y me cocino a fuego lento. No me gusta hacerlo rápido, porque sino no puedo tener verdadero contacto con esa sensación de dar vueltas cubierto por las llamas. Tampoco me gusta aferrarme a la varilla del horno para facilitar el giro. Aprecio las cosas difíciles de la vida y no me quejo.
Soy de esos que se saborean mejor sin ninguna guarnición, sin postre. Tal vez sólo café amargo para después.

No hay comentarios: