martes, 13 de marzo de 2012

CASA ABANDONADA

Supe caerte de mi alma, supe sustentarte con vacío, supe cantarle al silencio inaudito de tu alma, supe morirte en cada instante, supe respirarte con respirador artificial, pero no supe soñarte, no supe olerte ni supe fantasearte. No supe tantas cosas, no supe estar de pie acá ni en ninguna parte, mientras mi ropa se encogía, mientras mi cuerpo quedaba oculto tras una ventana, tras unas cortinas que gente desconocida iba corriendo.
Supe decirte nada, mientras estábamos quietos, olvidando cada fragancia de la noche. Supe hacerlo y deshacerme, pero no supe ver lo que roto permanece, lo que vuelve a armarse, solo para cerrarse. No supe guardarme una llave, ahora que también bajaron las persianas, que me pidieron que me vaya, que me dijeron que esta casa donde una vez fui chica, ya no es mi casa ni la de nadie más.


(Anush Maldonado & Alejandro Bentivoglio)

2 comentarios:

Nedda dijo...

Muy buen ensamble!

alejandro bentivoglio dijo...

gracias, me alegra que te haya gustado!