viernes, 9 de marzo de 2012

PRIMERA VEZ

-Así que estamos solos -dijo el hombre, viendo a la mujercita.
Ella asintió, sonriendo con ingenuidad. Luego él se quitó la ropa y ella se acostó en la cama. Cerró los ojos.
-Voy a ser cuidadoso -dijo él, con cierta arrogancia de cazador.
Ella mantuvo sus ojos cerrados. No quería que él descubriera todos esos viejos amantes que se le agolpaban en sus ya nada virginales pupilas.

No hay comentarios: