martes, 13 de marzo de 2012

SISTER ASFIXIA

Camino cuidadosamente, midiendo mis pasos y allá a lo lejos veo una luz brillante que me llama. Me acerco y termino inmersa en ella, me miro y no me veo. Intento con toda fuerza ir hacia abajo y veo colores. Colores nuevos de algodón de azúcar rosado. Colores que empalagan la vista, que me hacen seguir bajando, que me mantienen atrapada, atada, esperando en el sueño. Que estrangulan las lágrimas de mis huesos. Que luego se distraen y ahí, ahí nomás está el blanco y yo, metida en el cuerpo, respirando, envasada, amortajada de esta vida que se escapa y me encuentra, como ajena, como derramándome.


(Anush Maldonado & Alejandro Bentivoglio)

2 comentarios:

Juanito dijo...

¡Muy bueno!
Saludos.

alejandro bentivoglio dijo...

gracias por el comentario!!!