jueves, 26 de abril de 2012

EL PERFECTO TORMENTO

El ego desciende al infierno y encuentra en una pared una infinidad de nombres escritos en ella. Excepto el suyo.

No hay comentarios: