jueves, 26 de abril de 2012

MEDITACIONES DEL PESIMISTA

Cuando plácidamente estoy en la conveniencia de un oasis, cuando bebo del agua fresca y me cobijo del sol bajo árboles de insuperable verdor, cuando finalmente me encuentro muy satisfecho, no puedo evitar mirar hacia atrás, hacia esas ciudades de arena que he dejado, con cierta, terrible, inagotable nostalgia.

No hay comentarios: