miércoles, 20 de junio de 2012

LOS CANÍBALES

Mauricio y Leandro se miraron entre sí. No parecía haber distancia entre sus miradas, simplemente una sensación de reprobación de uno hacia el otro. Como hombres que acaban de descubrir que la traición es cosa de dos. Junto a la ventana, unas moscas volaban en círculos pequeños sobre un disminuido, imposible cadáver de duende. (Alejandro Bentivoglio & Daniel Juárez Dion)

No hay comentarios: