viernes, 27 de julio de 2012

BEAUTIFUL


A qué jugamos en estas líneas trazadas al pasar. Tenemos tanto para esconder y tanto para exponer. Los daños son silencio, lo roto construye la mirada.  Te descubro desnuda como una lágrima que los ángeles desean. Sufrir es también suspirar. El plan maestro es una hoja que se revela a través de las palabras borradas. A veces estás recostada sobre el recuerdo de un libro abierto a medias, recorriendo tus ideas sin decirme nada. A veces yo testigo de mis huellas dispersas. Como océanos que confluyen, como preguntas que no se deben hacer. Compartimos la tragedia del amor como elegantes desconocidos.
Los extranjeros de nuestros cuerpos borran las líneas que antes yo creía garabatos.
Que ahora sé mensajes que íbamos dispersando.

PAISAJE


El bebé y su madre parecen una misma cosa. Nadie nota los grises, muertos ojos de ella. Los rojos, hambrientos ojos de él, succionando impasible.


PUZZLE


Ella terminaba donde yo empezaba y así si alguien hubiese querido unir nuestras piezas habría visto que encajábamos.
Pero sólo forzando los bordes hasta romper nuestros cartones.


NO PIENSA EN NADIE


Tomo sus manos que ahora al estar entre las mías parecen tan lejos de sus muñecas y cuando ella se echa para atrás acabo de ver el color grisáceo de su piel, esos ojos duros de maniquí reprobando mi deseo y la dejo sin fijarme ni siquiera en los destrozos de la vidriera, en esa turba de curiosos viendo ese desnudo pedazo de plástico incapaz de amar.

OJOS QUE VEN


-Barba Azul es un sujeto recatado -dice la mujer-. Él nunca se queda observando un escote prominente o unas piernas descubiertas groseramente.
Barba Azul asiente. Sus ojos vagan perdidos en el cuello de su interlocutora.

martes, 17 de julio de 2012

LOS NOVIOS


La muerte pasea/se instala en delicados pétalos/en los murciélagos de la noche (Ivana Szac)


La muerte pasea, se instala en delicados pétalos en los murciélagos de la noche. Se toma un respiro y exhala los nombres de los por llegar. Pasos, huellas marcadas en la piel que se vuelven elásticas en un suspiro.
Los amantes bajan la vista, el ruido de los carruajes ensordece la noche de silencio. La muerte se inclina para saludar, dejar una sonrisa entre el abismo de los que prometen eternidad.


(Ivana Szac & Alejandro Bentivoglio)

CUANDO NO ESTOY (Y NO ESTÁS)


Amenaza la violencia/los colores se deshacen/ante la tentación (Ivana Szac)


Amenaza la violencia, los colores se deshacen ante la tentación de la roca que abarca la muda tempestad de los cuerpos. Cuántas promesas ensombrecen los jardines del fuego. Soy una extraña manía de barca que se pierde a la deriva.
Y vuelvo como los pétalos de la flor más sanguínea, de sábanas como desiertos, de fantasmas de corazones fragmentados.
Amenaza la violencia en la noche que extiende su curvatura y un millón de estrellas apenas caben en los ojos de un forastero del tiempo.

  
(Ivana Szac & Alejandro Bentivoglio)

ZONA CERO


Latidos virtuales / se encienden en la piel/ y las imágenes rompen como olas/ en el fondo de las habitaciones  (Ivana Szac)


Latidos virtuales se encienden en la piel y las imágenes rompen como olas en el fondo de las habitaciones. Ella es animal en celo, ni víctima ni presa. No hay guías ni cazadores.
El corazón sabe de las operaciones de lo que se oculta, el aura agradece la brisa cuando el día asfixia.
Pulsar las horas que bajan hasta encontrar el mercurio que disuelve la ansiedad de las esperas: su piel y el océano. El amor es todo lo que encontramos y nos libra.


(Ivana Szac & Alejandro Bentivoglio)

SUELES DEJARME SOLO


La noche taladra los cuerpos/ en la quietud del blanco. (Ivana Szac)


La noche taladra los cuerpos en la quietud del blanco. La pared es testigo. Los días son cables arrojados al vacío de este silencio. Has quitado las palabras de mí, has quitado las alas de este juego.
Solo, como un wendigo que habita el huracán. La leyenda es para quien ya no vive, la sombra es la tentación de una corporalidad que embiste. La fauna devora lo que convence al aire. Y aún así, has quitado las palabras de mí. Esta boca es deleite de incertidumbre, esta espera ya no aguarda, solo abandona.
Como halcones caídos, como héroes anónimos, qué puedo esperar de estos Prometeos vencidos.
Qué Estigia escuchará mis huesos, ahora que has quitado las palabras de mí y solo tengo la quietud de la levedad.


(Ivana Szac & Alejandro Bentivoglio)

DONDE HABITAN LOS FANTASMAS


Ya no hay respuesta/que cubra el silencio animal (Ivana Szac)

Ya no hay respuesta que cubra el silencio animal, ya no hay palabra que cubra la textura de la piel silenciada. Ya no hay formas que disimulen las ausencias. Fantasmas que han tomado la vida, fantasmas que han allanado su camino, arrebatado almas a las pupilas donde descansan los sueños.
Ya no hay un grito que llame: El sueño es la mañana, la noche también el despertar.

(Ivana Szac & Alejandro Bentivoglio)

DISTANCIA DE LOS ÁNGELES

Los peces pierden su color/en un mar sin memoria. No quedan más palabras / en la humedad del insomnio. (Ivana Szac)

Los peces pierden su color en un mar sin memoria. No quedan más palabras en la humedad del insomnio. En campos eléctricos caminamos. Mi corazón es la herida de los ángeles. Solitarios paseantes comparten sus desventuras. Dónde estaremos cuando el oxígeno sea un recuerdo, ¿acaso alguien dirá quiénes fuimos? Estos pasos sobre al agua parecen tan nuestros, pero el océano tiene su alma consumida y el cielo, detrás, contempla la distancia.

(Ivana Szac & Alejandro Bentivoglio)

martes, 10 de julio de 2012

EL JARDÍN

El pasado sobrevive bastante bien comiéndose al futuro. Lo hace con la secreta convicción de no ser descubierto por el presente. El presente, por su parte, no se da cuenta de nada de lo que pasa a su alrededor. Está demasiado ocupado mirando por todos partes. La eternidad, mientras, parece ausente de todo, sentada en el jardín de atrás, descalza y con los ojos cerrados, tal vez sintiendo el pasto crecer.

OTRA FICCIÓN

El partido revolucionario tomó finalmente el gobierno. Las ejecuciones no se hicieron esperar y pronto los enemigos sintieron terror. Luego de algún tiempo de sangre y muerte, los revolucionarios decidieron que ya era hora de cortarse las barbas y vestirse bien. Al menos cuando estaban entre ellos, bebiendo por la buena fortuna. Para las salidas al exterior, tenían preparadas las mejores barbas postizas en sus uniformes verde oliva.

EL AVANCE

La aguja del reloj no giraba. La empujó levemente hacia delante. Fue cuando la primera cana despuntó en su cabeza.

TIRAR DEL HILO

El hilo de la frazada se perdía por debajo de la cama y se le ocurrió tirar de él. Pero al hacerlo se dio cuenta de que iba más allá de la habitación y luego fuera de la casa hasta entrar en otra casa donde lo condujo hasta la cama de una mujer que se despertó de pronto y lo abofeteó por dejarle desnuda a la vista de un desconocido.

LOS NADA

No estamos, ni somos, ni nos afecta. Nos mantenemos a la espera, como si algo fuese a suceder en cualquier momento. Vemos una madre pasear con un cochecito. No sabemos por qué en vez de niño sólo hay un desnudo chupete que gime.