martes, 10 de julio de 2012

EL AVANCE

La aguja del reloj no giraba. La empujó levemente hacia delante. Fue cuando la primera cana despuntó en su cabeza.