miércoles, 12 de septiembre de 2012

JAMÁS ESTUVO AQUÍ

Tantas veces fuera de foco, tantas veces alejándose de la luz para no captar la herida. La sal y el corte. Lo no dicho y la marea que fecunda los días. Estos azules pensamientos de tiempos y soles por descubrir.
Revelados en cuartos no demasiado oscuros, copias para enmarcar en una memoria fugitiva. Mi pequeña misiva del exilio.
No creo en lo que puedo ver: Las fotografías solo son paisajes en blanco.

No hay comentarios: