domingo, 7 de octubre de 2012

OTRA RESURRECCIÓN



 Me informaron de mi suicidio nueve días después de producido, un largo espacio de tiempo, evidentemente, lapso durante el cual estuve muerto. A partir de ese momento, Felicia me empezó a lavar con agua tibia, me afeitó, me hacía orinar y me alimentaba. Pero además varias personas desconocidas entraron en la habitación y se mantuvieron cuchicheando en un rincón.
 —¿Se puede saber quiénes son ustedes? —dije cuando tuve fuerzas suficientes para tomarme del respaldo de la cama para incorporarme.
-Dejalos –me dijo Felicia-. Son almas que encarnaron en vos mientras estuviste muerto. Les dije que ya estás vivo, que no insistan. Pero no entienden nada, son brutos irrecuperables.
-¿Por qué? –pregunté entre curioso y apenado.
-En sus otras vidas fueron comentaristas deportivos, políticos, escritores, ¿qué querés que entiendan de la vida y la muerte?

(Sergio Gaut vel Hartman & Alejandro Bentivoglio)


No hay comentarios: