jueves, 1 de noviembre de 2012

DEAD HORSE



Lloraba y mis lágrimas desaparecían mi rostro, dejándome una superficie blanca sobre la cual mi amada escribía una y otra vez que nunca estaríamos juntos, que el amor es conocer el nombre del caballo muerto al que estamos pateando.

No hay comentarios: