jueves, 22 de noviembre de 2012

LA NIÑA DEL ÁTICO



Hemos intentado de todo, pero nada ha funcionado. Las averiguaciones acerca de la casa no han dado mayor resultado. En ningún lugar se menciona algo sobre la muerte de una niña o algo similar. Sin embargo, todas las noches mi mujer y yo escuchamos a la niña del ático llorar. Cuando subimos no hay nadie.
Hace dos noches, sin embargo, encontramos un antiguo oso de peluche en el suelo.
Luciana lo levantó. Increíblemente, no estaba apelmazado ni cubierto de polvo o telarañas. Con la linterna en la mano (todavía no arreglamos la instalación eléctrica del ático), me adelanté unos pasos para ver si había algo más, pero no…Protestando, me di vuelta y Luciana ya no estaba. Supuse que habría vuelto al dormitorio, cerré la puerta y bajé. Ahora tampoco duermo, al llanto del ático se le suma la voz de mi mujer pidiéndome que la vaya a buscar.

(Alejandro Bentivoglio & Maru Alzugaray)

2 comentarios:

a dijo...

Gracias, Ale!

Juanito dijo...

Uhhh... Tenebroso. Da miedo.
Me encantó.
¡Saludos!