jueves, 1 de noviembre de 2012

NEVERMIND



Estoy muerto pero nadie lo sabe. Adjudican mi silencio a una rigidez de carácter. En las reuniones más circunspectas, me miran de reojo. Nadie comenta el ligero olor de la descomposición.
Hablan del clima, miran por la ventana o alguien pide un café con edulcorante.

3 comentarios:

Sandra Montelpare dijo...

Qué buenos todos los subidos hoy! Un placer entrar a leer. Me gusta mucho el tono de esta voz narradora aquí. Saludos admirados van

Juanito dijo...

¡Zombi!
Genial. Saludos...

alejandro bentivoglio dijo...

gracias, sandra y juanito por pasarse siempre por el blog y comentar!! me alegra que les gusto lo que subo!