jueves, 22 de noviembre de 2012

TODAS LAS PRINCESAS



Va secuestrando princesas y las esconde en una torre. Tiene docenas, pero nunca está contento, nunca satisfecho. Las princesas se aburren porque él no está nunca, siempre buscando una nueva víctima. Solo les queda hablar con el dragón que las custodia. Con el tiempo saben que es un bicho simpático. Sus años lo han hecho amable y casi nunca hecha fuego. A los caballeros al rescate los calcina sin saña.
Pero ¡Oh sorpresa! Un día al volver de su cacería el secuestrador se encuentra con que una princesa está embarazada. Maldice al dragón que pone cara de yo no fui. Varias noches se queda allí de guardia. Una nueva princesa embarazada. La primera podía ser obra de algún espíritu lascivo pero ¿y esta nueva? Las separa a dos por torre. Él será el guardián. El dragón cuidará una torre. El secuestrador arrastrándose entra en la que cuida el dragón y éste confundiéndolo con un caballero lo calcina.

(Alejandro Bentivoglio & Ada Inés Lerner)

No hay comentarios: