domingo, 16 de diciembre de 2012

EL COBARDE



El agua de la pileta era muy azul. Unas nenas jugaban con unas muñecas al costado. Bruno se quitó la remera y se acercó hasta el borde. Ahora me tiro, se dijo. Pero no lo hizo. El asado ya estaba listo y algunos se sentaron a comer. Después llegó la tarde y la noche y las nenas se metieron en la casa.
Ahora me tiro, se dijo Bruno, en el borde de la pileta, sin remera, temblando de frío.

5 comentarios:

Sandra Montelpare dijo...

De la tanda de hoy, este es el que más carga emocional tiene por la elipsis. Glosarlo es arruinarlo pero no podía dejarlo pasar.
Muy buenos todos!
Saludos van!

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Excelente!

Aplausos, Alejandro.

Raúl O. García. dijo...

Innumerables veces fui tan cobarde como Bruno. Lo entiendo, pobre, pero es imperdonable.
Saludos.

Juanito dijo...

Muy, muy bueno. Me encantó.
¡Saludos!

alejandro bentivoglio dijo...

Gracias por todos los comentarios. Me alegra que les haya gustado y espero verlos por aquí el próximo año!!