lunes, 7 de enero de 2013

LÍNEA


Aun recuerdo el perturbador sonido del teléfono, su desmesurada estridencia. Fueron muchos los que me sugirieron arrancar la línea y, aunque lo había tomado en cuenta, me parecía imposible acercarme a ese largo cable que como una cola coronaba al ruidoso animal y que, cuando yo iba y atendía, se movía de un lado al otro, feliz por mis tiernas caricias y por la atención que podía brindarle.
No, yo no hubiese sido capaz.

2 comentarios:

Raúl Omar García dijo...

¿Habla en pasado porque ahora lo cambió por uno inalámbrico o un celular?

alejandro bentivoglio dijo...

sabés que no sé por qué habla en pasado???? debe ser mi costumbre de escribir en pasado. es interesante que me lo hayas hecho notar. (un poco tarde porque ya lo publiqué en libro, jeje) pero igual está bueno pensarlo para otros futuros.