domingo, 3 de febrero de 2013

REINA DE LA BELLEZA


Aparece frente a mí una mujer muy hermosa. Tiene el cabello rubio hasta los hombros y lleva puesto un vestido verde que deja al descubierto un par de piernas perfectas. Me pide sin disimulo que la desvista. Me acerco a ella por detrás, en silencio, y levanto sus ropas. Encuentro una complicada pieza de relojería en vez de cuerpo y muchos engranajes y tubos que no imagino para qué podrían servir. 
Suelto el vestido, ella se da vuelta para sonreírme enigmáticamente, pero ya no estoy allí.

2 comentarios:

Sandra Montelpare dijo...

Sutil, sutil, el relato está en lo que no se dice. Oficio de escritura que se agradece. Saludos van.

Raúl Omar García dijo...

Muy bueno! Me hizo pensar en que tranquilamente podrían ser así las mujeres de Stepford.
Genial.
Saludos.