martes, 16 de abril de 2013

CUENTO DE LAS HERMANAS



-Cuando desaparecieron las dos niñas, inmediatamente pensamos en Gus. Él era un tipo raro, nadie quería dejar a los niños cerca cuando pasaba por el pueblo. Y cada vez que uno desaparecía, sabíamos que había sido Gus. Aunque nunca pudimos encontrarle nada. Era tan malvado como astuto. Así que cuando desaparecieron las dos niñas, dijimos que ya era suficiente y fuimos a buscarlo con el sheriff y otros hombres del pueblo. Eran dos hermanas. Lucy creo que tenía unos diez años e Ingrid alrededor de ocho. Pero cuando llegamos a la casa de Gus ya estaba muerto.
-¿Ellas lo mataron?
-No. Sólo fue Lucy, le cortó el cuello. Ingrid se lo comió.

4 comentarios:

Sandra Montelpare dijo...

Con qué naturalidad se narra ese cierre. Buenísimo.

alejandro bentivoglio dijo...

gracias!! curiosamente, este texto lo soñé así. o sea, solo escribí lo que había soñado.

Juan Esteban Bassagaisteguy dijo...

Macabro final feliz. Buenísimo. ¡Saludos!

Raúl Omar García dijo...

Lo mejor de un microrrelato es que sea sorprendente con una buena y justa vuelta de turca. Este es así.
Te felicito.
Saludos.