martes, 16 de abril de 2013

MIS MÁS SUAVES PRETENSIONES



Quizás no recuerde nada más. Quizás ni lo intente. Voy a estar al pasar, como esperando la mejor de las oportunidades. Voy a dejar las puertas abiertas y todas las luces prendidas. Voy a descolgar el teléfono. Voy a escuchar mi propia voz diciéndome que todo está bien. Más que bien. Mucho más que bien.
Me voy a sacar los zapatos y me voy a recostar. Voy a dejar la cabeza acomodada en la almohada. Voy a intentarlo todo. O ya lo hice. Tampoco es necesario comprobarlo. Desde acá, empiezo estas inmejorables vacaciones de la memoria.

1 comentario:

Raúl Omar García dijo...

Pretensiones que todos deseamos en algún momento.