lunes, 10 de junio de 2013

THE GREEN CONFESSIONS


En mi cabeza crecen plantas. Las riego por mis orejas. No me pienso como una raíz, tengo bastante autonomía con respecto a todo lo que pasa. Siento aversión a las hormigas. En fin, a cualquier tipo de insecto. Pienso que el ecosistema no es más que otra forma de elaborada hipocresía natural.

1 comentario:

Raúl Omar García dijo...

Lo que crezca en la cabeza depende de lo que uno riegue en sus orejas, eso no cabe dudas. La cuestión es qué realidad verán los ojos para que tenga esa opinión sobre el ecosistema.