lunes, 10 de junio de 2013

VIGILAR & CASTIGAR S.A.

Cada muro y cada barrote son hechos a medida y en el material solicitado. Las prisiones o celdas pueden construirse a pedido del interesado. A cada cliente se le entrega la llave o se arroja lejos, según sus preferencias. Desaparecer o ser un esclavo visible siempre es a gusto del consumidor. Las torturas no están incluidas en el plan simple. Pero si adquieren el Paquete Premium, nuestros empleados se encargarán de que el resto de su vida sea un infierno.
Ante cualquier duda, consúltenos, llevamos siglos en el ramo y usted seguro es apenas un infeliz al que podemos complacer con apenas un garrotazo.

1 comentario:

Raúl Omar García dijo...

Sí, el infierno debe de tener todo tipo de negocios así; mordaz humor para el que debe sufrir por la eternidad.