domingo, 21 de julio de 2013

TAPADO Y PRESENTE (DINNER IS READY MIX)

Cada uno tiene los enemigos internos que se merece. Los míos, son como las capas delgadas y translúcidas de la cebolla, se hacen gorditos cuando estan juntos, si no son fáciles de combatir, no cuesta nada. Es muy sencillo meterlos en cualquier comida, que compartan suerte con una salsa, con los condimentos que también me la tienen jurada.
Los amigos, por otro lado, prefieren irme comiendo desde adentro, aburridos de tanto esperar por el plato principal.


(texto original: Sandra Bianchi / Reversión: Alejandro Bentivoglio)

EL JUEGO DE LA ESCONDIDA (MOON MIX)

¿Jugar por jugar? ¿Jugar por buscar? ¿Cuento o me escondo? Si hago tantas preguntas nunca juego y ñata contra el vidrio.
¿Y si pruebo en una playa solitaria? En tanta extensión no hay obstáculo para esconderse. Pero hay que ver también si me quieren buscar.
Si entre tanta arena y agua y espuma alguien está caminando hacia mí, que permanezco por momentos oculta en un breve reflejo de luna y que de vez en cuando miro hacia todo horizonte, como esperando algo.


(texto original: Sandra Bianchi / Reversión: Alejandro Bentivoglio)

NADIE QUIERE TRABAJAR (AS TIME GO AWAY MIX)

La Bella no quiere despertarse, quiere seguir durmiendo unos años más.
El bosque con malezas crecidas y pastos altos impenetrable.
El príncipe que no llega y ya no se puede demorar el final de este cuento.
Blancanieves que decide intervenir porque esto no da para más y manda a los enanos más forzudos para que saquen a golpes, de ser necesario, al príncipe que sigue contándole anécdotas al Lobo de cuando era verdaderamente azul y no este desteñido que lo único que quiere es sacarse los zapatos y que no encajen en ningún pie.


(texto original: Sandra Bianchi / Reversión: Alejandro Bentivoglio)

FE DE ERRATAS (BIG FISH MIX)

Cuando era chica incurrí en uno de esos horrores casi irreversibles. Por un error de audición confundí la palabra pecado por pescado. Nadie se acercó a corregirme o decirme algo al respecto. Por eso los domingos se me podía ver temprano frente a la pescadería, confesando vaguedades que al principio fastidiaban al dueño, pero que, a medida que me iba haciendo grande parecieron interesarlo más, mucho más. Especialmente los de la carne, esos que no había merluza en este mundo que aparentemente pudiese absolver.


(texto original: Sandra Bianchi / Reversión: Alejandro Bentivoglio)

PROVERBIAL (THE WAY WE WALK MIX)

Dicen que el amor está a la vuelta de la esquina, pero cada vez que doblo me pierdo en una calle que no conozco y tratando de regresar todas las baldosas parecen corazones rotos que alguien ha ido perdiendo desde el fondo de sus bolsillos.
Trato de buscar a los que me dijeron esas cosas, para ver si me estaban cargando, pero se han ido por las diagonales, escribiendo en las paredes que el amor no se entiende, que nadie ama a nadie, que el amor que no se dice es el único real.


(texto original: Sandra Bianchi / Reversión: Alejandro Bentivoglio)

domingo, 7 de julio de 2013

LOS FRACASADOS

Cruzamos el río y nuestro amigo desapareció. Nos dimos vuelta para buscarlo y el río se esfumó.
Quisimos regresar, pero ya otra vez estábamos en la oficina, en la hora del almuerzo, hablando de cosas de oficina.

EL PUENTE

El puente permitía que las dos ciudades se conectaran. Aunque nadie jamás quiso cruzarlo, los alcaldes de ambos pueblos hicieron lo imposible porque alguien fuera al otro lado. Se realizaron largas campañas publicitarias, se ofrecieron premios. Se pensó en llegar al uso de la fuerza, pero la policía no quiso intervenir. Se buscó el arbitrio de una tercera ciudad, pero fue inútil. No importaba cuántas buenas cosas se dijeran de una u otra ciudad, nadie quería ir.
Finalmente, se decidió destruir el puente. Ahora, es posible ver a multitudes de pie a cada lado de las ruinas; expectantes.

COLMILLOS

El agujero en la pared se agrandó en los últimos días. Sospecho la inevitable presencia de invasores. Soldados saliendo con sus fusiles por la noche. Seres mutantes agazapados listos para saltar sobre mí.
Pero a los pocos días, por el agujero emerge un caracol. Me tranquilizo y pienso que fui un tonto al preocuparme tanto. Quizás los gruesos dientes que le asoman en su pequeña boca sean el único detalle fuera de lugar.

COMPLOT

Llamé a un servicio telefónico que me permite hablar con la mujer de mis sueños por un precio módico. Ahora permanezco estático junto al aparato, embebido de romance y palabras. Una voz sensual en el teléfono promete amor y placeres insospechados.
Mientras tanto y, con calma profesional, unos hombres desconocidos, proceden a desvalijar mi casa.

THE JOKE IS ON ME

Se me acercan todos muy serios. No conozco a nadie, aunque algunos de ellos bajan varias veces durante del día para observarme con cierta curiosidad, con cierto desprecio.A punta de crayón me dibujan sonrisas que no parecen terminar en mi cara, sino prolongarse por todo mi cuerpo. Luego se alejan para contemplar su pequeña obra. Dicen algunas palabras que no entiendo, se los ve muy divertidos. Alguno comenta que quizás en algún momento me podrían aflojar un poco las cadenas para que haga algunas gracias que ellos me enseñarán a la fuerza. O cambiarme este disfraz de payaso en el que me han aprisionado, sacarme el cemento de los zapatones.

WHO WANTS TO LOVE FOREVER?

Este minuto ha sido especialmente construido para ser destruido. Ha llevado años de trabajo y ahora está aquí, ansioso, impaciente. Con sus sesenta segundos listos para entrar en acción, una sola vez. Pero desde afuera parece magnificarse, parece imposible creer que lo veamos crecer solo para desvanecerse y ya no estar allí. Quizás no lo recordemos luego, quizás no nos recordemos luego. Junto a otros minutos que han sido mareas rompiéndose contra costas que solo existen en mapas bien guardados.
Pero en la noche, cuando en el departamento de arriba alguien parece bailar solo, ese o cualquier otro minuto no es más que un instante antes de apagar la luz.