domingo, 7 de julio de 2013

COMPLOT

Llamé a un servicio telefónico que me permite hablar con la mujer de mis sueños por un precio módico. Ahora permanezco estático junto al aparato, embebido de romance y palabras. Una voz sensual en el teléfono promete amor y placeres insospechados.
Mientras tanto y, con calma profesional, unos hombres desconocidos, proceden a desvalijar mi casa.

No hay comentarios: