miércoles, 25 de septiembre de 2013

LLEGA LA NOCHE

-Nos perdimos –dice Dorothy.
-Y hace frío –dice el León.
-Podríamos hacer una fogata –dice el Hombre de Hojalata.
El Espantapájaros siente que todas las miradas se concentran en su cuerpo de paja. No lo miran como amigos, ni por casualidad. Empieza a retroceder. El camino de baldosas amarillas parece cada vez más pequeño y no hay adónde correr, adónde esconderse…
Las baldosas ahora son pasto. Y los nervios, pánico.
—Hey, ¿adónde vas? —pregunta el León enajenado.
Y el Espantapájaros retrocede más rápido.
Y los otros avanzan hacia él.
En su huída, el Espantapájaros ve de reojo una laguna cercana.
Ya lo tienen acorralado.
Lo atraparán.
La laguna está cada vez más cerca: el Espantapájaros piensa que la paja mojada jamás se encendería. Entonces da media vuelta y corre hasta zambullirse, creyendo que así salvará su vida. Pero desgraciadamente, el frío del agua lo traicionará.

(Alejandro Bentivoglio & Marcos Zocaro)

No hay comentarios: