miércoles, 8 de enero de 2014

SOLO CONTRA UN MUNDO

Un cúmulo de sensaciones llega hasta mí, no es que nazcan de mis entrañas, es que vinieron de otro lado, del mundo exterior, quizá enviadas hacia mi organismo desde la naturaleza o desde la mente de algún otro, o tal vez surgieron en otro planeta y arribaron en forma de ondas a mi cerebro. Sí, eso debe ser, pues ahora tengo horrendos deseos: conquistar el planeta, devorar otros seres humanos, escribir un conjunto de mensajes complejos; no obstante, estoy solo, no conseguiré mi meta, pero llegaré hasta donde pueda. Empezaré por lo que tenga más a mano. Escribir un manifiesto para los periódicos, enviar amenazas a los gobiernos del mundo. Asar a mis parientes, lo más lentamente posible.

(Carlos Enrique Saldivar & Alejandro Bentivoglio)

No hay comentarios: