domingo, 23 de marzo de 2014

ELEGANTLY WASTED

Cae fuego de los cielos, hay desorden, gente que llora por los rincones. Los ríos que se hacen sangre, dientes que crujen, armónicas trompetas que sacuden el destemplado silencio. Puertas que se caen, pies que pisotean.
Llega el fin de los tiempos y yo tan laxo, tan poco elegante. Sin una mísera corbata a mano.

No hay comentarios: