martes, 22 de julio de 2014

MÁS ALLÁ

Después que se cierra la puerta, Alicia me dice que ya no podremos salir nunca. Que todo desapareció. Absolutamente todo.
-Pero, eso no es cierto -le digo.
Ella se ríe. Qué tonto soy en sus manos, pienso.
-Podés comprobarlo -me dice.

Cuando abro la puerta veo un punto blanco frente a mí. Y nada, pero nada más.

No hay comentarios: